Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

¿Es posible pasar una navidad saludable?

Por María Laura García

La clave para mí es el balance o la moderación, se trata de aplicar lo de: “de todo un poquito”, para evitar que los excesos de las celebraciones, nos hagan comenzar el año peor que de lo que finalizamos el anterior.

Y cuidado, no es que, en Venezuela sobre el dinero, como para que todos comamos de más, pero entre el alcohol, que parece mentira, para eso siempre hay recursos; y el exceso de dulce y otro tipo de carbohidratos procesados, pues ya es sencillo ir llenado el cartón del bingo de la mala salud.

Por ejemplo, nos invitan a distintas reuniones o casas, o nos regalan chucherías, casi siempre dulces y, pare Ud. de contar. Por eso insisto que no es tan difícil caer en demasiadas transgresiones.

De este modo, en pocos días, si no hacemos algo para equilibrar el gasto calórico, ya sea ejercicios, movernos más limpiando o bailando, es sencillo perder gran parte del esfuerzo realizado durante el año para mantener un peso adecuado y un estilo de vida saludable, claro, me refiero a aquellos que lo hicieron, porque los que no, seguirán aumentando los numero para ganarse la rifa de una enfermedad. Por tanto, para no descuidar nuestro bienestar, es conveniente poner en práctica algunos consejos.

¡Toma nota!

¿Qué producen los excesos?

  • Incremento del colesterol, azúcar en sangre y ácido úrico.
  • Retención de líquidos.
  • Aumento de peso y grasa corporal.
  • Empeorar la hipertensión

¿Qué hacer para no perder la salud en Navidad?

1. Trata, de no saltarte las rutinas saludables, porque muchos en navidad dejan de hacer ejercicios, o por ejemplo, tomase ese juguito “detox” en la mañana, diciéndose:

_ ¿Para que si bebí anoche? Pues más aun, deberían tomárselo, porque el cuerpo necesita hidratarse, reponer minerales y mucho más. De hecho, si sabes que vas a salir en la noche, come muy poco y saludable en el día.

Si no te provoca correr como normalmente lo haces, baja el tiempo o la intensidad. Si no quieres alzar pesas, opta por una caminata enérgica; o baila mucho e hidrátate muy bien si te vas de fiesta. Sube por las escaleras lo mas que puedas, en fin, enfócate en buscar la manera de quemar calorías y oxigenar tu cuerpo con mas actividad, aunque no sea la misma de siempre, así cuando te toque reanudar la cotidianidad o rutina, no te cueste tanto moverte.

Ten presente que, seguir haciendo ejercicio durante las fechas navideñas es clave para no echar a perder todo el esfuerzo realizado durante el año.

En navidad, también suelen hacerse carreras o caminatas, así que aprovecha e inscríbete en alguna de ellas con otros miembros de la familia, para disfrutar juntos de momentos distintos.

2. Date tus gustos, pero busca el balance, no excediéndote todo el día, ni todos los días de diciembre. Si bien los platos navideños nos encantan a casi todos, trata de servirte porciones modestas y no embriagarte. Procura no pasarte de dos tragos por encuentro o comida.

Si bebes alcohol, elige licores bajos en azúcar y con menos calorías, es decir, puedes dejar de lado una margarita por una copa de vino. También, alterna, por una bebida, tomate un vaso con agua, de esa forma podrás mantenerte hidratado y reducir el consumo de calorías provenientes del alcohol.

Por otro lado, es necesario escoger con mesura, los dulces y postres, ya que suelen ser las opciones que más generan aumento de grasa abdominal. Trata de no servirte un plato, sino de darle dos cucharaditas a esa torta de tres leches que te está haciendo flaquear.

3. Trata de planificar tus comidas en función de las salidas o compromisos navideños, para comer menos cuando puedas; así como organizar bien tu agenda, como para que el cansancio que generan estas actividades extras, no te lleven a cambiar mucho tus rutinas. Por ejemplo, si te creas un calendario, será más fácil ver con orden todos los compromisos.

4. Busca mantente hidratado, no mezcles bebidas alcohólicas y repito, no te excedas. Mantén el estómago lleno para que los brindis no te tomen ventaja. Además, como te escribí, balancea tu consumo de alcohol con el de agua. Así evitaras la deshidratación y la reseca. Por cierto, si tomas suficiente agua, mejorarás tu tránsito intestinal para evitar dificultades digestivas.

5. Trata que en tu plato, haya una buena proporción de comida saludable para que no comas más de la que no lo es tanto. Yo, me como una hallaca con ensalada verde. En otra comida, la ensalada de gallina más el pernil, y así voy comiendo de todo un poco, a lo largo de las distintas comidas sin privarme de nada, pero tampoco comiéndome
todas las calorías de un día, en una sentada. Trata de cocinar con poca sal y con alimentos que aporten cantidades significativas de fibra.

Intenta no picar pues no se tiene el control de lo que se come, trata de servirte todo en un plato y, no comas más de eso.

6. Busca espacios para descansar, ya que es fundamental para cuidar o mantener nuestra mente y nuestro cuerpo en equilibrio e incluso, hasta que asimilemos menos la comida. Es primordial descansar lo adecuado, es decir, entre 7 y 8 horas diarias.

7. Disfruta en familia porque los afectos y el tiempo de calidad con ellos, nos regalan salud mental y por ende, calidad de vida. La navidad es una época para demostrar el cariño y las emociones positivas como el amor y la alegría, que es la mejor fórmula para producir endorfinas, que a su vez aumenta la sensación de bienestar. Sin duda, la navidad es sinónimo de compartir en familia o con amigos, aprovecha entonces para dejar a un lado la televisión, el teléfono, la Tablet, la computadora y los videojuegos, claro está, guardando las medidas de bioseguridad que impone este “nuevo normal”.

Con el contacto emocional, el cuerpo segrega también oxitocina otra hormona asociada al bienestar, lo que te hará sentir mejor. Además, puedes aprovechar las vacaciones escolares para salir con los niños a pasear o a parques y ese entorno natural tiene efectos muy positivos para la salud.

Relajarse, reírse, disfrutar de reuniones pequeñas con amigos y desconectar del trabajo… son prácticas saludables, avaladas por estudios científicos. Tu cuerpo y tu mente necesitan desconectar de la rutina, es decir, no hacer nada, para recargar pilas.

Finalmente…

Te guste o no la navidad, como a mí, al fin y al cabo, piensa que son 2 o 3 semanas entre, navidad, fin de año y día de Reyes, en los que debes, en la medida de lo posible, equilibrar el desparpajo con los buenos hábitos, en las reuniones, en los momentos de los atracones, de gastar y en el tiempo libre o de trabajo.

REDES:
Instagram: @ATuSalud
YouTube: ATuSaludconMariaLauraGarcia
Facebook: ATuSaludEnLinea
Twitter: ATuSaludEnLinea

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados