Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

¿Sabes si necesitas ácido fólico?

Por la Dra. Carmen Mantellini

El ácido fólico es una vitamina del grupo B, específicamente vitamina B9, que es necesaria en el bebé por venir para reducir el riesgo de malformaciones fetales del llamado tubo neural, como por ejemplo espina bífida, mielomeningocele y el labio y/o hendidura palatina. Estas malformaciones son más frecuentes de lo que parecen y suelen deberse a una deficiencia de esta vitamina en la población general.

Solemos intercambiar ácido fólico y folato, pero en realidad folato es el que obtenemos de los alimentos, principalmente hígado de res, vegetales verdes, granos, huevos y leche y de alimentos con harinas fortificadas, como algunas marcas de pan, cereales y harinas y el ácido fólico por su parte es el que se sintetiza artificialmente y se consigue en suplementos vitamínicos, complejo B o en tabletas con sólo ese componente.

La recomendación general es que toda mujer que esté en edad reproductiva, aun cuando tenga un método anticonceptivo, debe tomar ácido fólico. La dosis recomendada es de solo 400mcg, una dosis que suele estar incluida en cereales y harinas fortificadas y en la mayoría de los suplementos vitamínicos.

Adicionalmente, hay mujeres que tienen requerimientos especiales, por lo cual, sólo su médico podrá determinar el riesgo de cada una y por ende, ajustar la dosis diaria. Por ejemplo, las pacientes con epilepsia que se encuentran medicadas, porque en líneas generales, la medicación anticonvulsivante compite y reduce los niveles de ácido fólico en sangre, por lo que requieren suplementos de hasta 5 mg diarios.

Las pacientes que tienen diagnóstico de enfermedad celíaca o que han sufrido cirugía de Bypass gástrico, porque en ellas está comprometida la absorción. También es importante conocer la historia personal de cada paciente. Una mujer que haya tenido un hijo con este tipo de malformaciones tiene 10 veces más oportunidad de tener otro hijo con el mismo problema, por ello debemos en estos casos indicarle dosis diarias más altas de ácido fólico.

Igualmente cuando hay antecedentes familiares, el riesgo puede aumentar hasta 0.5%. ¿Y por qué la suplementación? El desarrollo del tubo neural ocurre tan temprano como entre las tres y 4 semanas posterior a la concepción esto es, entre la semana 5 y 6 después de la última regla, cuando en muchos casos la mujer aún no sabe que está embarazada, por lo que esperar a suplementar después de saberlo puede ser ya muy tarde.

Así que si vas a planificar un embarazo es importante que inicies ya el tratamiento. Para conocer más sobre este y otros tema te espero en mis redes sociales @Dramantellini.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados